victory
  by

Social Media: ¿Vender o construir?

Allá por 2008 la publicidad se abría camino en nuestras páginas personales, hacía pequeñas incursiones en los vídeos que veíamos en YouTube y trataba de hacerse ver como nuestro amigo. Comenzaba el “boom'” del social media.

Hoy, las marcas continúan en su arduo camino por hacerse hueco en nuestro timeline a toda costa y cuentan con precisión cuántos nuevos seguidores, fans y espectadores de sus vídeos tienen. ¿Están entendiendo correctamente qué es una red social y qué buscamos los usuarios en ellas?

El dilema se produce cuando la marca prioriza lo cuantitativo sobre lo cualitativo. Es decir, cuántos fans tiene sobre cuántos  la escuchan, aprecian y valoran. Esto acaba repercutiendo en un combate  dónde pelean Calidad Vs Cantidad.

La calidad, por supuesto, está abocada a perder. Cierto es, que una marca busca “vender'” más y, parece lógico pensar, que si logra una mayor cobertura de los mensajes que lanza en las redes, más probabilidades tendrá de alcanzar a aquellos sujetos dispuestos a comprar, la estadística está de su parte.

Sin embargo, esta premisa que tan a la ligera aplauden las marcas, está estudiada desde el prisma lógico y racional en el que una marca lanza un mensaje, el receptor lo recibe… y ya. No podemos considerar que una red social funciona igual que la televisión o los medios tradicionales. La diferencia viene implícita en su mismo nombre: es un grupo virtual de amigos. Una marca que está en ellas, deberá buscar adaptarse al entorno en el que se mueve. ¿Esta marca quiere ser un amigo o un impostor?

Entonces, ¿cuál es el secreto para no estar en una red social ‘por estar’ y coleccionando números? Imagina que tienes un grupo de amigos, muy grande, ¡mil amigos!, pero cuando quieres sentirte escuchado… ninguno pone su oreja. Pero, eh, ¡que tienes mil amigos! Esto mismo sucede todos los días en las comunidades de muchas marcas.

¡Vamos a ver algunas buenas prácticas de marcas que están cuidando con mimo su jardín!

Media Markt (@Mediamarkt_es): Irreverente, divertida, loca, presente en todas las conversaciones sobre temas candentes (y si son controvertidos, más). El buen ejemplo que nos da esta marca es fruto de la espontaneidad de su Community, cuya identidad protagoniza eternos debates en su TL. Y es que, las marcas que más molan en Twitter son… las que se meten en todo.

La Policía (@policía): ¿Qué la policía es una marca? ¡Claro! Y su buen entender del medio en el que se mueve, distanciándose de formalidades y lecciones de abuelo, le han hecho estar entre las cuentas de Twitter con más crecimiento e interacción de 2013.

Iberia: La aerolínea no lo ha tendió fácil, una mala reputación le precedía pero poco a poco, está aprendiendo a hacerse un hueco en el muro, y en el corazón, de sus seguidores. Lo más importante, es que su estrategia online se ve amparada por un fuerte paraguas de comunicación en el que está bien marcado hacia dónde van y para que quieren usar sus redes.

Glossy Box: Sabe que tipo de chicas siguen su cuenta y, simplemente, les da lo que quieren. Ha diversificado su eje de comunicación para hablar de todo lo que gira en torno al mundo de la belleza y las chicas.

Nescafé: Son divertidos, lanzan constantemente dinámicas de concursos, adivinanzas, ¡y hasta crucigramas! y nos regalan un pedacito de energía y positividad Nescafé con cada publicación.

¿Añadirías alguna marca más a nuestro particular “Best Practices”? Y tú… ¿mimas tu jardín?

 

portada

¡Comparte!Share on Facebook0Tweet about this on TwitterShare on Google+0Share on LinkedIn0Buffer this page

Digital Marketing Manager. Advertising Lover. Social Media Friend. Adventure’s wife. Entre los dientes, queso.

En BRANDidos hacemos uso de cookies propias y de terceros para ofrecerte un mejor servicio. + info,

ACEPTAR