consumocolaborativo
  by

La revolución del consumo colaborativo, el gran debate

El consumo colaborativo ha revolucionado la forma que tenemos de consumir y la ha orientado a compartir. Se define como “una interacción entre dos o más sujetos, a través de medios digitalizados o no, que satisface una necesidad real o potencial, a una o más personas” y el propio Times la ha bautizado como “una de las diez grandes ideas que cambiarán el mundo”. ¡Y vaya si lo está haciendo!

Las plataformas

Hay plataformas de consumo colaborativo para casi todo; desde algunas tan conocidas como Airbnb, Uber, Blablacar a otras por el momento menos famosas como Glovo o Eatwith.

El sector turístico, el transporte, la moda y el ocio en general son los sectores en los que reinan este nuevo tipo de proyectos.

Pero entonces… ¿por qué son las empresas de consumo colaborativo tan criticadas y atacadas? Hace unos días a la hora de la comida en la agencia donde trabajo, hemos tenido un acalorado debate sobre proyectos de consumo colaborativo en el sector de los transportes debido al regreso de Uber a Madrid del miércoles 30 de abril.  Empresas como la misma Uber y Cabify han saltado en la conversación versus taxistas y transporte público.

El consumo colaborativo a debate

Las opiniones eran diversas, entre los contras: la falta de regulación en este tipo de servicios, el no pago de impuestos, falta de seguridad tanto para usuario como para conductor (por lo que pueda pasar) y entre los pros: precio (principal), un servicio mejor y de más calidad, la atracción por la novedad etc.

No hay consenso, ni seguramente lo haya. O lo usas y te parece una propuesta muy útil o ni te planteas probarlo. Ni unos vamos a convencer a otros ni ellos nos van a convencer a nosotros. Personalmente, soy de las que cree que efectivamente, los proyectos de consumo colaborativo son de esas ideas revolucionarias útiles y prácticas para el usuario final (¡ese gran olvidado!).

consumocolaborativo

Lo que está claro es que grandes compañías y servicios que hasta ahora habían vivido en su perfecto monopolio están viendo mermar su negocio con estas iniciativas y… ¿qué hacen? Pues protestar, cuando realmente el problema de toda crítica es que hay que saber adaptarse a las nuevas tecnologías, al consumidor y al mercado. 

No se trata de un problema de competencia desleal, si no de adaptación. Hay que saber reconocer las tendencias y aprovecharlas. Un aplauso para todas las ideas de consumo colaborativo que justo han sabido eso, ver la necesidad y buscar una solución mejor.

 

Únete a la comunidad y recibe los últimos post

¡Comparte!Share on Facebook0Tweet about this on TwitterShare on Google+0Share on LinkedIn0Buffer this page

Digital Project Manager en Góbalo y Digital Marketing Strategist en Agencia Music+. Especializada en marketing digital y gestión de proyectos. Apasionada de las startups, la innovación y toda idea creativa. “El límite es la imaginación”.

En BRANDidos hacemos uso de cookies propias y de terceros para ofrecerte un mejor servicio. + info,

ACEPTAR