cocohanel
  by

¿Cómo hacen branding las marcas de lujo?

Escuchamos hablar de lujo día a día y de generación en generación. El lujo está presente en prácticamente todos los sectores y esto nos lleva a plantearnos qué es lo que nos atrae de este “mundo” que nos hace pagar cien veces más caro un producto, qué implica, en qué se diferencia…

Primero tenemos que saber…

 

¿Qué es lujo?

El lujo es un escaparate de sueños y materializa el deseo de lo inalcanzable.

Las marcas lo han entendido muy bien, construyendo una leyenda pero sin aferrarse para no parecer arcaicas. El juego entre lo eterno y lo perecedero se observa tanto del lado de la oferta como de la demanda. Del lado de la oferta porque la marca de lujo que se inscribe en el tiempo necesita raíces y debe recordarlo, pero debe también innovar constantemente; del lado de la demanda, el hiperconsumidor de lujo está por supuesto en busca de bienestar pero espera que algunos productos le den también una dimensión de eternidad.

 

Claves de branding para el sector del lujo

  • La mayoría de marcas del sector de lujo tienen un origen artesanal, se basan en el know how y en una calidad sobresaliente. Detrás de toda marca de lujo hay una gran historia que contar y heritage, claves de su éxito.
  • La moda pasa, la marca queda. Las marcas de lujo lo tienen claro e intentan perdurar en el tiempo, anhelan ser eternas y no parte de una moda pasajera. Por ello, crean vínculos y perduran en el tiempo.
  • El lujo ha pasado de la ostentación a crear experiencias.
  • La clave para vender lujo es que el valor percibido por el consumidor debe ser superior al precio del producto. El consumidor debe percibir una alta identificación con el producto.
  • Las tiendas de las marcas son un punto de comunicación clave. Su decoración, packaging de los productos, atención del personal, olor… son una forma de acercar la marca al público y potenciar la imagen de la misma, así como de crear una experiencia de marca.
  • La publicidad no sirve para vender, sino para contar historias. Se consigue mayor facturación en artículos de menor coste que en los grandes, ya que se ama la marca por los grandes y míticos productos pero se factura más con los pequeños.
  • El  target de este tipo de productos busca calidad, excelencia y también estatus, es decir, quiere marcar diferencia. Sin embargo, no se trata solo de acceder a simples posesiones, cada vez más, el consumidor del lujo quiere soñar, disfrutar, sentirse especial, mimado, vivir aventuras etc.

 

El lujo queda bien definido en la célebre frase de Coco Chanel: “El lujo es una necesidad que empieza cuando acaba la necesidad”.
¡Comparte!Share on Facebook0Tweet about this on TwitterShare on Google+0Share on LinkedIn0Buffer this page

Digital Project Manager en Góbalo y Digital Marketing Strategist en Agencia Music+. Especializada en marketing digital y gestión de proyectos. Apasionada de las startups, la innovación y toda idea creativa. “El límite es la imaginación”.

En BRANDidos hacemos uso de cookies propias y de terceros para ofrecerte un mejor servicio. + info,

ACEPTAR